sábado, 29 de enero de 2011

Conversación en el restaurante "La Terraza del Casino".

Conversación nº 2 (primera parte)
Enero de 2011.


Cuando llegué al restaurante "La Terraza del Casino", aunque el cielo amenazaba lluvia y hacía frío, Muchosnombres estaba al aire libre bebiendo un aperitivo, mientras miraba desde la terraza los tejados de los edificios de la calle Alcalá. Después de saludarme de manera afectuosa me preguntó qué aperitivo quería beber.
- Un pisco sour - le contesté yo.
- ¡Mmm!, a mí también me agrada el pisco sour. ¿Su origen es chileno o peruano?
- Da igual cual sea su origen, lo importante es que lo preparen bien. Los he tomado bien  hechos en Chile, en Perú e, incluso, en Francia. 
Muchosnombres llamó al barman, pidió mi pisco sour y volvió a mirar hacia la calle.
- Me gusta mirar los tejados de las ciudades - me dijo en tono melancólico.
- He leído que a Neruda también le gustaba. Cuando vivió en la calle Maruri, allá por el año 1921, en un barrio de Santiago llamado Recoleta, desde la ventana de su habitación solía mirar absorto los atardeceres y los tejados. Allí terminó de escribir su primer libro de poemas. De esa época data un poema titulado "La tarde sobre los tejados" - le conté yo.  
- Lo sé, lo he leído - me dijo. Y agregó - Me gusta Neruda. Me agrada su poesía. Vivió una vida interesante y amó mucho. Me gusta la gente que ama de verdad.
Yo también me asomé a mirar hacia la calle, porque la verdad es que la vista desde la terraza del Casino de Madrid es hermosa. Es una zona de la ciudad que siempre está llena de vida, de viandantes y vehículos que se entrecruzan como hormigas. Parece hervir la vida por doquier.
- Mira, enfrente, allí a tu izquierda está "El Círculo de Bellas Artes" - le indiqué mostrando el edificio del Círculo.
- Sí, allí está. ¿Has visto la hermosa lámpara que está instalada en el restaurante que llaman "La Pecera"?
- La he visto. Es una lámpara muy original. Aunque yo prefiero sentarme afuera, en la terraza que da a la calle Alcalá. 
En ese momento nos avisaron que nuestra mesa estaba lista.
Entramos al salón. Probablemente Muchosnombres había influido para que nos dieran una mesa situada en un lugar privilegiado. Me percaté que desde ella podíamos ver a todos los demás sin que ellos nos vieran. Incluso podíamos escrutar a quienes entraban.
- Hay tres parejas de enamorados - me confidenció Muchosnombres.
- ¿Cómo sabes que hay tres? - inquirí.
- Mira - me dijo. E instantáneamente, en tres lugares diferentes del restaurante, tres parejas comenzaron a llenarse de un halo de luz maravilloso.
- ¡Qué hermosas se ven! - exclamé impresionado.
- Es que el amor es lo más hermoso que existe en mí.
- ¿Cómo que en ti? ¿Qué tienes que ver tú con esos seres afortunados?
- ¿Has olvidado que soy todo todo? Esas parejas también soy yo. Y yo también soy el amor.
Aunque me dieron ganas preferí no discutir porque en ese momento nos trajeron la carta del menú y a esas alturas del mediodía yo ya tenía apetito.
- Gracias - le dijo Muchosnombres al maître - vamos a tomar el menú de degustación.
- Buena elección - le contestó obsequioso el maître.
A los pocos minutos se acercó el sumiller con la intención de ayudarnos a elegir un vino.
- Gracias señor - le dijo Muchosnombres - pero ya tengo hecha mi elección. Por favor, tráiganos un "Herencia" de Viña Santa Carolina - y agregó dirigiéndose a mí - te va a gustar, es un tinto chileno muy bien conseguido; una mezcla de cepas Carmenere, Malbec y Cabernet Sauvignon.
Apenas nos empezaron a servir los deliciosos snaks yo volví a la carga con la pregunta que Muchosnombres no me contestó en nuestra primera conversación. Ya me sentía más en confianza con él y, directamente, mientras probaba las "Nueces de Macadonia al Azafrán", le pregunté si él era realmente Dios.
- Digamos que soy algo parecido a lo que algunas personas llaman vulgarmente Dios. Aunque debes saber que a lo largo de la historia me han llamado con muchos otros nombres, como por ejemplo El Altísimo, Allah, Jeovah, Señor, El Eyón, Divinidad, Elohim, El Olam, El-Roi, El Shaddai, Jah y, en fin, de decenas de maneras más. 
- En realidad el nombre es lo de menos, yo lo que quiero saber es si eres Dios con mayúscula.
- De alguna manera sí, pero no lo que la mayoría de los seres que pueblan este minúsculo planeta entienden por Dios.
- Es difícil para mí creerte - exclamé moviendo negativamente la cabeza.
- ¡Jajajá!. Es probable que te falte fe, como dicen quienes no pueden explicar lo inexplicable.
- ¿Sabes Muchosnombres? aunque he visto cosas increíbles, sobre todo a magos que me han dejado con la boca abierta, nunca he visto a Dios. Tienes que reconocer que es muy difícil para mí aceptar que eres Dios.
- Entiendo que para ti sea difícil creerlo. Pero te repito, no soy lo que la mayoría de los seres humanos entienden por Dios.
"Es muy fuerte lo que me está pasando; quizás esté realmente conversando con Dios", me dije a mí mismo.
- ¡Mmmm! estos "Tuétanos con caviar" están soberbios - exclamó eufórico Muchosnombres mientras degustaba una tapa - E inmediatamente me soltó -  
Oye, si te sientes incómodo conmigo dímelo ¿Quieres que todo esto no te haya sucedido nunca? ¿O prefieres que hablemos de otra cosa? ¿Te gusta el fútbol?
- No se trata de eso Muchosnombres; tampoco hay que ser tan absoluto.
- Vale vale. Come, se te va a enfriar la comida.
- Perdona que insista Muchosnombres, pero a ver si me aclaro. ¿Por qué tengo que creerle a un fulano que se me acerca en un parque y que de buenas a primeras me dice que es Dios o algo semejante a Dios?
- Te lo dije porque tú me lo preguntaste.
- Es verdad. Además no entiendo porqué acepté hablarte. Recuerdo que el día del parque, incluso, andabas con muy mala pinta.
- Sí, mi traje estaba desplanchado y con la ropa desplanchada todos perdemos mucho. Pero si no quieres creer no creas. Si quieres conocer mi opinión, yo en tu lugar tampoco creería de buenas a primeras.
- ¿Sabes Muchosnombres? Te voy a seguir el juego, hazme una demostración de tu poder.
- ¿Cómo qué, por ejemplo?
- ¿Podrías hacer que este restaurante, con toda la gente que está en él, se traslade a la Antártica?
- ¡Hecho!
Y no había terminado de decir "hecho" cuando me vi en medio de la Antártica, con varios grados de temperatura bajo cero, con un viento de mil pares de narices, en una planicie mitad nieve y mitad hielo, con decenas de miles de pingüinos junto a nosotros. Y un poco más lejos, varios lobos marinos descansando panza arriba.
- ¡Coño! ¡Vale! Es suficiente. Por favor volvamos a Madrid, que de lo contrario nos vamos a congelar. Además mira, se han subido a nuestra mesa tres pingüinos de ojo blanco y están picoteando el pan.


(Continuará)


Nota: 
Si quieres dar tu opinión o hacer alguna sugerencia o consulta, pincha el titular que hay debajo de la fecha. En la parte inferior se abrirá una ventana y allí podrás escribir lo que quieras.















10 comentarios:

  1. Te sugiero que leas la continuación que publicaré mañana.

    ResponderEliminar
  2. espero que ahora funcione
    Paco

    ResponderEliminar
  3. ¡ Coño ¡
    Ha resultao. Tuve que entrar como anònimo y funcionò.
    Creo que se parece mucho a " Conversaciones con Dios" que pienso no has leìdo. Tambièn a una charla con ti YO interior, siempre presente en nosotros.
    Muy buenas expresiones y deducciones, espero otras charlas en otros lugares.
    Paco

    ResponderEliminar
  4. Hola Aquiles somos Paula y Alicia, nos ha encantado, seremos tus asiduas seguidoras.
    Por cierto también he leído " Conversaciones con Dios I,II y III" que son maravillosos!
    Besos y enhorabuena

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué curioso! ¡Y qué original! Unir los platos de la carta del restaurante, con la conversación con muchosnombres y, encima, pingüinos.
    Pienso, también, que el amor es lo mas importante.

    ResponderEliminar
  6. Una buena velada, una comida deliciosa y en un lugar mágico compatibilizan perfectamente con el amor.
    ¿Acaso la mayoría de los juegos de malabares
    que hacemos en nuestra vida no los hacemos por amor?
    Y si en medio ponemos un pingüino tanto mejor.
    Incluso podríamos crear un slogan que dijera "Ponga un pingüino en su vida".
    Con cariño, Aquiles.

    ResponderEliminar
  7. Amor y creencia, es decir fidelidad. Todo es uno. Está relacionado. Porque no se entiende el amor sin sentimiento puro, sin la unanimidad conferida al otro en todas y cada una de sus aptitudes y actitudes como persona. Y con esa firmeza, se puede ir al fin del mundo sin miedo a lo desconocido, pues la garantía es la plenitud del alma puesta en la mano del que amas.

    ResponderEliminar
  8. Tienes toda la razón.
    El universo y la vida es una unidad, por lo tanto todo está relacionado. Dentro de este "cuerpo" están también los sentimientos. Y dentro de los sentimiento está el amor, el que casi todo el mundo proclama como el "sentimiento rey". Como dice la hermosa canción "Love is a many splendor thing" del conjunto The Four Aces: "...el amor es la corona dorada que hace de un hombre un rey".
    http://www.youtube.com/watch?v=GnDtxiNwDS8

    ResponderEliminar
  9. Doy gracias a la persona que escribe en este estilo...de acuerdo a mi doctrina cristiana esta lectura me motiva a continuar con mis continuos ejercicios espirituales cuando imagino o discierno cómo serán las vivencias en la ansiada Vida Eterna...En mí son habituales estas clases de experiencias y más profundas aún...buena lectura.

    ResponderEliminar